• Ana

Yoga y liderazgo

Desde hace un par de años, la práctica del yoga se presenta como una novedosa alternativa de desarrollo de liderazgo en las empresas. Algunas grandes corporaciones como Sony, Nike o Apple las promueven entre sus empleados. Quieren colaboradores capaces de gestionar el estado de ánimo del equipo, comprometidos, capaces de coordinar las tareas, de compartir la información y de sacar provecho de los éxitos y los fracasos.

En una investigación realizada en 200 grandes empresas globales para determinar qué condición era la más importante para un líder en los niveles más altos, D. Goleman[1] encontró que, aunque los ejecutivos tuvieran una formación en una gran universidad, una mente incisiva y una gran capacidad para producir buenas ideas, había un factor sin el cual no podrían ser grandes líderes: la inteligencia emocional. Entonces, si se quiere tener mejores líderes, es necesario trabajar la IE. ¿Puede la práctica del yoga mejorar la inteligencia emocional de las personas?



Qué es yoga


En general, todos tenemos alguna definición que nos aproxima al concepto real de yoga: es una filosofía, un estilo de vida, una práctica que mezcla meditación, respiración y ejercicio físico. Se estima que en Occidente (y de hecho en la India moderna) muchos alumnos de yoga comienzan clases atraídos por los beneficios a la salud: liberar el estrés, sanar lesiones y enfermedades y elevar la energía.

Sin embargo, lo que realmente concierne al yoga es el autoconocimiento.

Con frecuencia yoga se define como la práctica de la autorrealización, una práctica de la auto-observación y de indagación interior. Realizar los ejercicios de respiración, asistir a clase regularmente, hacer las posturas y meditar son importantes, pero lo fundamental es lo que sigue sucediendo fuera del salón de clase: el nivel de conciencia sobre sí mismo.

El yoga permite acceder al interior del ser, contactar con lo que somos y esa revelación proporciona felicidad.

¿Eso es realmente lo que encuentran los CEO de grandes compañías, los ejecutivos y los millones de profesionales en el mundo occidental al practicar yoga?



Cómo ayuda yoga al liderazgo

Kaplan y Kaiser afirman que “quién eres define cómo lideras”[2]. Por lo tanto, antes de liderar, es preciso saber quién eres. Las técnicas del yoga ayudan a entender quién eres como ser humano, como empleado, como un líder natural o en potencia. La combinación del movimiento, las posturas, la respiración, el tiempo que te dedicas a estar contigo mismo, crea nuevas conexiones cerebrales y empiezas a retirar las barreras que te limitan verte tal cual y alegrarte con lo que vas encontrando.

La autoconciencia o el conocerse a sí mismo es fundamental para el yoga tanto como para el ejercicio del liderazgo: se trata en ambos casos de realizar nuestro potencial superior, saber quién eres y hacia dónde quieres ir.

Se descubre, por ejemplo, que la historia personal incide en tu manera de liderar. O que la respuesta que ofreces en momentos de crisis es posible modularla mejor. O que has estado enfocado en los aspectos negativos de tu personalidad olvidando los positivos, los que dan valor a tu vida y a la vida de los otros.

El efecto más claro es este: unidad. Yoga en sánscrito significa unión y lo que logras es integrar tu mente con tu cuerpo y tu espíritu. Armonizar lo que piensas, lo que sientes, lo que deseas y lo que deberías hacer. Esa integración -en contraste con las contradicciones-requiere esfuerzo y trabajo.

Además, está la parte ética. Hoy se espera que los líderes no tomen a la ligera el respeto por los demás, el cuidado del medio ambiente y las buenas prácticas en los negocios. Se espera que se adhieran a conceptos éticos y morales.

Yoga se sujeta de las virtudes: la verdad, no dañar, no robar, ser bondadoso y generoso, tener compasión, perdonar, ayudar.

Recordar estos estándares facilita la toma de decisiones y provoca confianza en los otros.



Conclusión

Entonces, si cargamos nuestro corazón con el gusto de ser quienes somos, el deseo de servir, los grandes proyectos, las cosas bien hechas, ¿mejorará nuestra inteligencia emocional?

Sí, porque yoga cultiva el autoconocimiento, los comportamientos éticos, la espiritualidad, la paz interior y el bienestar.



Redacción: Katy Schuth B.



Te puede interesar:


Link a:

https://www.anishayoga.com/post/por_qu%C3%A9_hacemos_yoga

[1] D. Goleman, Leadership that gets results, Harvard Business Review, 78 (2) (2000), pp. 78-90 [2] Kaplan, R. E. & Kaiser, R. B. (2013). Fear your strengths: what you are best at could be your biggest problem. San Francisco: Berrett-Koehler Publishers, Inc

21 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo